Monasterio de Guadalupe.

Es una joya se mire por donde se mire. El Real Monasterio de Guadalupe, en Cáceres, obliga a desviarse de la A-5 una hora desde Trujillo o Navalmoral, pero merece la pena por el paisaje verde, la tranquilidad de la ruta y la sorpresa que nos espera al llegar. Visita guiada obligatoria (5 e por persona) a un monasterio al que peregrinan todos los reyes desde Alfonso XI. Aquí los Reyes Católicos recibieron a Colón. Personajes ilustres como Juan Pablo II también peregrinaron a este lugar que presume de dos claustros, uno mudéjar con templete al centro único en el mundo y otro gótico. Su sacristía con cuadros de Zurbarán y frescos de sus discípulos se considera la segunda capilla sixtina y en su interior encontramos una impresionante colección de arte, libros de coro, coronas, mantos y relicarios de la Virgen (moreneta), patrona de Extremadura y de la Hispanidad. En el s.XIV y XV se pusieron de moda las figuras morenas de las Vírgenes. Esta talla, cuentan, que se la encontró un pastor en un río, de ahí su nombre (río escondido). Uno puede alojarse en la hospedería (dentro del monasterio), en el @paradores o en casas rurales de la zona y degustar sus morcillas, quesos y asados de renombre.

2019-05-01T12:32:29+00:0024 abril, 2019|0 Comentarios

Deja un comentario