Visita a Badajoz

Era una de las pocas capitales de provincia que me faltaba por conocer y hoy, por fin, he visitado . Te recibe su muralla flanqueada por el Guadiana, una vez dentro imprescindible visitar su alcazaba, con maravillosos jardines y vistas; tomar un café en la Plaza Alta y admirar sus arquerías renacentistas llenas de colorido, aunque aún se conserva una casa anterior donde se negoció con Portugal el Tratado que después se firmaría en Tordesillas y que dividió el mundo conocido entre dos grandes potencias. Bajando por calles empedradas llegas a la Plaza de la Catedral, antigua Mezquita con un maravilloso retablo. Ciudad en la que es fácil sorprenderse con alguna joya arquitectónica modernista de principios del XX. Y para comer, migas, queso manchego e ibéricos!

2019-05-01T12:32:40+00:0023 abril, 2019|0 Comentarios

Deja un comentario